Archive for Reuniones

La mirada de ellos

Volvemos al día del amigo.

Contexto: casa de Isabel, ya de madrugada. Mesa con papas fritas, maníes, y cuanta porquería existe en este mundo. Cervezas y ceniceros van y vienen. Vasos de fernet en mano.  

Situación: Isabel, Andrea y yo fumando en el patio. Se nos acerca un amigo de Isa (era la segunda o tercera vez en mi vida que lo veía, no recuerdo el nombre)

El diálogo es el siguiente:

Isabel

Negrito… ¿Y tu hermano?

Amigo de Isa

No sé. Mañana va al asado con los pibes, pero esta noche no sé que hacía. Se debe haber quedado con la novia…

Andrea

(que sí lo conocía al chico)

Miralo a “fulanito”, no sabía que estaba de novio…

Isabel

Hace rato que no lo vemos…

Amigo de Isa

Y si, ¡está mas pollerudo! Encima la mina es un mamarracho

Isabel

Ay, ¡qué sorete!

Andrea

Jajaja. ¿Tan fea es?

Amigo de Isa

No, no, no es que sea fea. Es que, no sé… Es cualquiera…

Andrea

¿Por? ¿Putita la chica?

Yo

(que en algún momento tenía que decir algo)

Jajaja Andre ¡no podés!

Amigo de Isa

No, boluda, ojalá, al contrario. Encima lo tiene dominado como si fuera un perrito…

Isabel

Claaaro, eeeellos que son taaan maaaaachos… ¡Está bien, así tiene que ser! ¡Hay que tener cortitos a los hombres, sino hacen lo que quieren!

Andrea

(que a todo esto, después me enteré que algo tuvo con el “fulanito”)

“Fulanito” es un desastre, ¡si lo sabré yo! Capaz que estar con una mina así le hace bien

Amigo de Isa

Boludas no entienden… Están saliendo hace dos meses, y la mina le atiende el celular… ¡y no le quiere chupar la pija!

Dejar un comentario

Día del amigo

Sábado a la noche, cena en casa de Isabel. Vasos por aquí y por allá, ceniceros a la orden del día, el silencio se transformó en un concepto remoto e intangible. Algunos ejemplares del sexo masculino se animaron a asistir al evento. Pero era nuestra noche. No solo porque entre trabajos y facultades ya no nos es fácil reunirnos todas, sino porque estaba Isabel. Estabamos en su casa, con ella. Con la misma Isa que en poquito tiempo se nos va a vivir a muchísimos kilómetros. La que es mi amiga desde los 8 o 9 años. Con la que compartimos viajes y salidas. Con la que nos peleamos, nos amigamos, nos distanciamos y nos volvimos a hacer inseparables. Esa Isabel con la que crecí.

Lejos, lejísimos de las lágrimas y los bajones, la noche fue de reir hasta que nos dolían las panzas. De ponernos al día con nuestras historias, de recordar viejas anécdotas, de brindar por nuestros proyectos.

Ahora estoy sentada, tranquila, frente a la pc, 24 hs después, buscando en mi memoria los mejores momentos de la noche para contarlos en un post divertido que les permita conocer a estas mujeres de las que prometí hablar. Y no puedo. Es difícil no sentir ese gusto amargo de las despedidas. Es inevitable pensar que es el último día del amigo con Isa.

Prometo para mañana un post con mas ánimos.

Comments (2)